varita de saúco

La Varita de Saúco

Como buen fan del mundo mágico de Harry Potter, seguro que has oído hablar de la Varita de Saúco, una de las tres Reliquias de la Muerte. 

También conocida como la Varita de la Muerte, la Varita del Destino y la Vara Letal, la Varita de Saúco es el eje central, junto a los Horrocruxes, de los últimos libros de la saga de Harry Potter. De ella sabemos que es la más poderosa de la historia y que muchos magos la ansían hasta el punto de matar por ella. 

No vamos a pararnos a recordar la Fábula de los Tres Hermanos en el que se cuenta el origen de las reliquias, para ello no hay más que leer los libros. En este artículo trataremos de discernir el por qué de tanto poder. Es decir, ¿qué hace de la Varita de Saúco un instrumento tan poderoso? 

Origen de la Varita de Saúco  

Según la Fábula antes mencionada, la misma muerte creó la varita para el mayor de los tres hermanos después de que éstos lograran esquivarla. Pero, ¿acaso no se trata de un simple cuento para pequeños magos? 

La realidad, o al menos lo que podemos deducir, es que es más probable que los tres artefactos fueran fabricados por unos magos extraordinarios allá por los siglos XI o XII. 

Pero dando esto por sentado, ¿de dónde proviene ese poder tan impresionante? 

La varita de Dumbledore… ¿lo sabía cuando la tomó? 

 En el libro, también publicado por J.K.Rowling, “Los cuentos de Beedle el Bardo” encontramos la respuesta en pequeñas notas que Dumbledore escribe al finalizar cada una de las historietas. Al final de la Fábula de los Tres Hermanos, también hizo anotaciones. Hay que recordar que, tras derrotar a Grindelwald en combate singular, la Varita de Saúco pasó a ser la varita de Dumbledore. 

Según el Director de Hogwarts, todas las varitas absorben parte de la pericia y habilidades de su amo. Ello las hace impredecibles y difíciles de controlar para todo aquel que no sea su legítimo dueño. 

Es por ello que la inmensa mayoría de los magos prefieren adquirir una varita nueva, que los elija por voluntad propia, a heredar la de otro mago que traiga esos “recuerdos” intrínsecos. Muchos incluso quemaban las varitas al morir sus seres queridos o los enterraban junto a ellas. 

Una varita de casi mil años

varita de saúco

 Llegados a este punto creo que es fácil llegar a la misma conclusión que Albus. Una varita que, durante casi un milenio, habrá pasado por cientos de manos debe tener mucho poder residual adquirido de cada uno de ellos. 

Si a ello le sumamos la dificultad que tiene doblegar una varita con costumbres adquiridas, debemos presuponer que todos y cada uno de los amos de la Varita de Saúco a lo largo de los siglos fueron magos de extraordinario poder. 

Finalmente teniendo una varita con un inmenso poder acumulado y manejándola un mago extraordinario (Grindelwald, Dumbledore, Voldemort) resulta normal que se la considere un objeto de leyenda. 

El eterno problema de las traducciones 

 Los juegos de palabras son muy importantes en muchos libros, y en este tipo de sagas fantásticas lo son mucho más. El problema es que con las traducciones algunos de ellos se pierden irremediablemente. 

Si leemos la versión original de Harry Potter, veremos que la que para nosotros es la Varita de Saúco se llama “the Elder Wand”. Elder significa, efectivamente, saúco pero… probad a ponerla en un traductor. La primera traducción que verás es “anciana”. La Varita de Saúco, sí, pero también la Varita Anciana… ¿a que ya lo entiendes mejor? 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *