Ser Barristan Selmy

La historia de Ser Barristan Selmy “El Bravo”

En este blog ya hemos hablado de Jon Arryn y en lo poco que se valora su verdadera importancia en todos los acontecimientos que transcurren en Canción de Hielo y Fuego. Hoy nos toca hacer justicia con otro: Barristan Selmy, conocido como “El Bravo”. El Lord Comandante de la Guardia Real en los tiempos del Rey Robert Baratheon. 

Barristan Selmy nació en el año 237 Después de la Conquista en Torreón Cosecha, fortaleza situada en las Marcas de Dorne. Aegon V era quien se sentaba en el Trono de Hierro por entonces. Como primogénito, le correspondía por derecho heredar las tierras de su familia y, a los diez años, fue nombrado escudero de Ser Lionel Swann. 

Henchido de orgullo y confianza, se inscribió como caballero misterioso en un torneo en el que desafió al mismísimo Príncipe de la Libélulas, el hijo del Rey. Por supuesto, cayó derrotado, pero recibió de éste el título de Bravo. 

Seis años después volvió a inscribirse como caballero misterioso en un torneo, esta vez en Desembarco del Rey, y allí derrotó tanto al Príncipe Duncan el Pequeño como a Ser Duncan el Alto, nuestro entrañable Dunk, por entonces Lord Comandante de la Guardia Real. Tras esta hazaña, el mismísimo Aegon V lo nombró caballero. 

Barristan Selmy en la Guerra de los Reyes Nuevepeniques 

Seis años después de su nombramiento estalló la Guerra de los Reyes Nuevepeniques. El último pretendiente Fuegoscuro, Maelys el Monstruoso, reclamó para sí el Trono de Hierro y, junto a otros ocho proscritos de diferente procedencia y con el apoyo de su Compañía Dorada, se enfrentó en los Peldaños de Piedra al ejército real del Rey Jaehaerys II. 

En la batalla final de esta guerra, Ser Barristan Selmy acabó con la vida del pretendiente y logró acabar con la amenaza Fuegoscuro. Este nuevo hito le valió una capa blanca y un puesto en la Guardia Real, donde coincidió con caballeros del calibre de Ser Gerold Hightower, el Toro Blanco, el Príncipe Lewin Martel o Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer. 

Como es lógico, este nombramiento le obligó a renunciar a todos sus derechos hereditarios, aunque lo hizo gustosamente. 

La Resistencia de Valle Oscuro y la locura del Rey Aerys 

Cuando contaba con cuarenta años ocurrió el que muchos consideran punto de inflexión en la vida del Rey Loco. Ciertas desavenencias de la Casa Darklyn con el Trono de Hierro desembocaron en el secuestro de Aerys en la fortaleza de Valle Oscuro. 

Los Darklyn amenazaron con matar el rey si se intentaba el asalto al castillo, por lo que el ejército reunido por Tywin Lannister estaba atado de pies y manos. Fue entonces cuando Barristan el Bravo protagonizó la que probablemente fue su mayor hazaña. En solitario, el valiente caballero se infiltró en la fortaleza y logró liberar al rey conduciéndolo hasta el exterior. 

La ira de Aerys fue terrible y exigió la vida de todos y cada uno de los miembros de la familia Darklyn. Los Hollard, sus vasallos más fieles, también fueron exterminados con la única excepción de un joven Dontos Hollard, para quien Ser Barristan Selmy pidió clemencia. 

En los años que siguieron, Ser Barristan se preguntó muchas veces cómo habrían transcurrido los acontecimientos si Aerys hubiera muerto y Rhaegar hubiera ascendido al trono. ¿Cuántas desgracias se habrían evitado? 

Más victorias y hazañas de Ser Barristan Selmy 

Son innumerables los torneos que ganó Ser Barristan Selmy. Ya fuera con lanza o con la espada, ningún contendiente se le equiparaba. Jon Connington, Robert Baratheon, Oberyn Martel, Jason Mallister y el propio Rhaegar Targaryen se cuentan entre los vencidos. 

Pero llegó el Torneo de Harrenhall y allí no venció. Su derrota en la final contra el príncipe Rhaegar desencadenó la serie de acontecimientos que acabaron con la Rebelión de Robert y la caída de la Casa Targaryen. No obstante, sería injusto culparlo. 

La Rebelión de Robert y la Batalla del Tridente 

Poco se conoce de su participación en el grueso de la guerra, aunque suponemos que el Rey Loco lo mantuvo cerca, como al resto de sus guardias reales. 

Sí sabemos que, en la Batalla del tridente, luchó valientemente junto al príncipe Rhaegar y acabó con la vida de algunos buenos amigos tanto de Eddard Stark como de Robert Baratheon. Tras la batalla, al borde de la muerte por las múltiples heridas, fue llevado ante Robert. Allí Roose Bolton aconsejó su decapitación, pero Robert Baratheon se negó, ya que no quería castigar a un hombre por luchar bien y ser leal. Tras esta decisión envió a su propio maestre para que lo curara. 

Esta muestra de respeto y honor fue clave para que, al terminar la guerra, Ser Barristan Selmy aceptara el cargo de Lord Comandante de la Guardia Real. 

Barristan Selmy durante el reinado de Robert 

Ser Barristan Selmy

Tras la Batalla del Tridente, tan solo se tiene constancia de una batalla en la que participara. Fue durante la Rebelión de Balon Greyjoy, dónde encabezó el ataque a Viejo Wyk junto a Ned Stark, logrando sofocar el levantamiento. 

Años después, ya con Eddard Stark como Mano del Rey, asistió al combate final de Robert contra el jabalí gigantesco que le provocó la muerte. Acompañó al Rey hasta la Fortaleza Roja y allí lo vio morir. 

Al día siguiente, contempló la traición que sufrió Eddard Stark y, unos días más tarde, Joffrey lo relevó de su cargo. Indignado, tiró al suelo su capa y su espada y abandonó Desembarco del Rey, no sin antes dar muerte a los Capas Doradas que intentaron detenerle. 

Días después, disfrazado con harapos, volvió a la ciudad y malvivió en los callejones hasta el día de la ejecución de Ned. Tras presenciarla, abandonó la ciudad dispuesto a encontrar a los hermanos Targaryen, Daenerys y Viserys Targaryen, y jurarle lealtad a éste último. 

Illyrio MopatisBelwas el Fuerte y Arstan Barbablanca 

No sabemos con seguridad si Barristan encontró a Illyrio o si fue Illyrio quien lo encontró a él. No obstante, fue a través del mercader como averiguó sobre la muerte de Viserys y supo que la única hija viva del viejo Rey Loco se encontraba en Qarth. 

Inmediatamente se embarcó, junto a Belwas el Fuerte, en una travesía a través de medio mundo para encontrar a su reina. Durante el camino, adoptó el nombre de Arstan, aunque Belwas pronto empezó a llamarlo Barbablanca. 

Debido a su disfraz de anciano, a su barba y a su largo cabello, Ser Jorah no logró reconocerlo cuando se encontraron, por lo que Daenerys lo aceptó entre sus hombres de confianza. 

En Astapor, Barristan se mostró en desacuerdo sobre la intención de Daenerys de comprar Inmaculados, aunque fue desoído. Tras la caída de los esclavistas de la antigua ciudad, viajó a Yunkai y fue allí donde Jorah finalmente lo reconoció y lo delató ante la Reina. Barristan también desveló que Ser Jorah había actuado como espía del Usurpador, con lo que Danny los expulsó a ambos y los envió a una misión casi suicida para tomar Meeren. 

Tras tener éxito en su incursión Ser Barristan Selmy fue perdonado y se le concedió el honor de entrar en la guardia de la Reina Daenerys. Ser Jorah Mormont no tuvo tanta suerte. 

El gobierno de Meeren 

Ya con Daenerys en el trono de Meeren, el viejo caballero mostró su reticencia al matrimonio concertado entre la reina y Hizdahr zo Loraq, pero de nuevo no fue escuchado y la boda se celebró. 

Como Lord Comandante de su guardia, Ser Barristan nunca se separaba de Daenerys, aunque nada pudo hacer en los reñideros de Meeren cuando la reina desapareció a lomos de Drogon. Tras esto, Hizdahr zo Loraq tomó las riendas de la ciudad y, poco a poco, fue apartando a los leales a Daenerys. 

Por primera vez en su vida, junto a Skahaz mo Kandaq, un noble ghiscari, y Gusano Gris, Comandante de los Inmaculados, participó en una conspiración para derrocar al nuevo rey. 

Tras el éxito de esta trama, y tras declararse Mano de la Reina, encabezó el gobierno de la ciudad ahora sitiada por esclavistas. 

Y así termina la historia de Ser Barristan Selmy por lo que sabemos hasta ahora en los cinco libros publicados. La muerte tan indigna que se le da en la serie mejor ni la comentamos… 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *